Diseño Gráfico En TV: TÍTULOS DE CRÉDITO




1. Introducción



¿Qué son los títulos de crédito?
Son los rótulos que aparecen al principio y al final de un espacio televisivo cuya función es recoger los nombres de los profesionales que han colaborado en la creación, difusión o realización de dicho espacio.

Es, por decirlo de algún modo, una forma de agradecimientos a las personas y entidades que han trabajado para llevar a cabo dicho espacio.


2. Historia

Antes de referirnos a los títulos de crédito haremos un breve resumen de la historia de la televisión.
Desde finales del siglo XIX hasta 1935, los investigadores buscaban transmitir imágenes a distancia captándolas a través de una cámara para posteriormente transmitirlas a través del aire para recibirlas en un aparato receptor. En los años 20 aparecieron dos modelos de television: la televisión mecánica ideada por John Baird, quién creó la primera televisión del mundo: "Television limited". En 1929, en colaboración con la BBC empezó la emisión de prueba.
La segunda fue la televisión electrónica creada por Vladimir Zwuorikyn, que por aquel tiempo trabajaba en la cadena estadounidense RCA. En 1931, esta cadena colocó una antena emisora en la terrazadel Empire State y empezó a efectuar sus primeras pruebas. La televisión electrónica se impuso debido a su técnica mucho más depurada que la otra. Cuando la sociedad se recuperó económicamente, el gobierno y los empresarios pensaron en la pequeña pantalla. En el año 1948, España realizó demostraciones de televisión publicitadas por las empresas Philips en Barcelona y en Madrid la Rec.
Estados Unidos revolucionó al mundo con la incorporación del color en las televisiones.
En 1953, el gobierno galo puso en funcionamiento el sistema Secam y cuatro años más tarde apareció el sistema Pal, que actualmente se sigue con ellos en Europa, en España se optó por el sistema Pal.
En pocas palabras, la televisión se convirtió en un impacto mundial.


Cuando se inventó el cine, se idearon para la presentación del título de la película, y sus personajes a la vez que los diálogos, ya que era cine mudo y también nos advertía que comenzaba la película. Más tarde, con la incorporación de la música, se conseguía una lectura más amena.
La televisión ideó algunos títulos de crédito, cuando se dio cuenta, que frente al cien con música, la apertura de cortinas y títulos de crédito sería incapaz de competir.
Cada vez que estos títulos se hacían más populares entre el mundo de la televisión, empezaron a surgir diseñadores como Saul Bass, Diseño gráfico en cine. Títulos de crédito que se implicó totalmente en los programas de televisión de los años 60.
Al igual que en el cine, que los títulos de crédito se superponían con imágenes secuenciales de apertura, otros se desestimaban. La televisión actuaba de una forma parecida, y aunque los errores técnicos eran constantes, hoy en día no se conoce ningún programa que no cuente con una cabecera que lo identifique. El programa se marca con un logotipo tipográficoDiseño gráfico en TV. La identidad visual antecedido de los títulos de crédito. Alrededor del logo, muchas veces se dejan ver secuencias o fragmentos de capítulos emitidos anteriormente, que refrescan la memoria al espectador, o simplemente muestran el reparto.
También cabe destacar, el cambio de música, antes era casi siempre instrumental, ahora lo que se lleva es poner pequeños fragmentos de canciones de moda o hechas especialmente para el programa.
No debemos olvidar que los títulos de crédito comenzaron a realizarse en el cine de la mano de Saul Bass y que poco a poco se fueron incorporando a las televisiones y a sus diferentes formatos ya que debido a sus orígenes siempre ha habido una gran competencia entre televisión y cine y sobretodo entre las producciones gráficas de los dos medios. Una selección que representa, las series norteamericanas de los años 60 y 70 (nos referimos a las cabeceras de las series), es definida como la invasión de ultracréditos. En España, destacan las cabeceras de las series dramáticas de contexto histórico, tales como: “Tiempo de silencio” y “Cuéntame”, que pueden ser consideradas con una adecuación funcional y estética muy buenas.
En los últimos años el auge de las “TV movies”, ha conseguido aumentar considerablemente el mercado de la producción de ciencia ficción, aunque reconocemos que hoy por hoy, este formato no destaca debido al atractivo de sus elementos.
La presencia del diseño gráfico en las series, no solamente se ocupa de los títulos de crédito, sino que se extiende a una serie de aplicaciones dentro de la producción, tales como elementos gráficos presentes en la escena, o los dedicados a su promoción.
Fuera del campo de la ficción, los títulos de créditos y algunas otras aplicaciones, forman parte de medios, formatos y géneros: las cadenas televisivas que los utilizan con abundancia (identidad corporativa, continuidad, autopromoción, cabeceras de los diferentes espacios y programas, elementos de diseño dentro del programa, subtitulación y teletexto), la publicidad y los nombrados productos multimedia.
El conjunto de elementos gráficos, presentes en los medios audiovisuales son cercanos entre sí y su validez debido al peso de la tipografía en su configuración y por la relación que tienen con el espacio, tiempo y movimiento, podemos decir que se trata de un conjunto en crecimiento y definición que se está constituyendo y debería desembocar en una profesión especializada y que requiere una gran formación visual interdisciplinaria y especializada, por tanto, en evolución constante para obtener de esta forma, el total conocimiento de diferentes medios y tipos de programas para manejar bien los recursos expresivos, estéticos y tecnológicos, y de paso aprender a trabajar en equipo.
Algunos que han trabajado a favor de los títulos de crédito son Kyle Cooper, Peter Frankurt y Chip Houghton, fundadores de “ Imaginari forces” en 1996, han participado en más de un centear de títulos de crédito como directores, diseñadores... y en otros ámbitos creativos como la televisión y la publiciddad. Pablo Ferro, cubano inmigrate, es destacado como ilustrador para “Atlas Comic Books. A principio de los años 70, crea su propio estudio, con la finalidad de convertir el deporte televisivo en un género creativo, iniciando una larga carrera, como publicista y diseñador y dirección de títulos de crédito. Y por último no debemos olvidarnos de Mariona Omedes, artista multimedia. Al pasar al trabajar en una empresa catalana de posproducción, con diversas películas y aplicaciones gráficas para la televisión.
En relación a los títulos de crédito, y según la voluntad suficiente para entender y valorar el potencial de los mismos, habría que reunir a todos los directores que tuviesen una concepción determinada, asumiendo el control total del proceso, evitando así, que los profesionales artísticos y técnicos, tengan la posibilidad de hacer aportaciones propias.
Al hablar de los procesos creativos y de realización de títulos de crédito, no deberíamos pasar de puntillas en lo que se refiere al grafismo televisivo. La unión más importante puede ser que los títulos de películas y las cabeceras de programas de televisión, compiten y se estimulen consiguiendo que esta lucha competitiva ponga más alto el listón y las cosas se hagan mejor.
Ha habido un gran progreso en lo que se refiere a la manipulación de imágenes, unas fijas y otras en movimiento en televisión, gracias a la tecnología digital.
Quizás por eso, 50 años más tarde, de los primeros títulos de crédito y con la intención de mi más sentido reconocimiento a Bass, creo que todavía nos interesan y atraen sus propuestas y de otros muchos autores, que en su día decidieron incorporar fotogramas de ilusionismo y emoción al principio y al final de cada serie.


3. Tipologías y elementos de composición


La labor que han realizado diseñadores, grafistas y tipógrafos en la elaboración de los títulos de crédito, desde los inicios del cine hasta la actual televisión, ha sido un trabajo de notoria importancia. Ésto se debe a que, a lo largo de la historia de los títulos de crédito, no solo encontramos simples y clásicos rótulos informativos sino verdaderas obras de arte, firmadas, hoy en día, bajo el nombre de directores y productoras cinematográficos, e incluso estudios y cadenas de televisión.
No todos los títulos de crédito son iguales. Por lo tanto, vamos a hacer una clasificación tipológica atendiendo a diversos conceptos.
Atendiendo al contenido: Según la tipografía, el formato, la música y la finalidad que se atribuye al titulo de crédito podemos diferenciar entre Títulos de apertura y de cierre. El primero corresponde a la presentación del texto audiovisual e incluyen a los participantes principales y el segundo corresponde con el final e introducen a todos los profesionales.Y, diversos géneros televisivos como: Los informativos y los de ficción. El subgrupo informativo del género televisivo constituye todos los programas informativos. Sus titulos de crédito, del mismo modo que su contenido es de carácter sencillo y serio. Sin embargo, el subgrupo de ficción, correspondiente a todos aquellos programas de ocio, diversión y entretenimiento, sin que por ello dejen de trasmitir información, presenta unos titulos de crédito complejos, dinámicos y animados. Por otra parte, hay que hacer referencia a aquellos titulos de crédito que se asemejan por su contenido a un género fílmico como el terror o el suspense. A continuación veremos unos ejemplos de titulos de crédito actuales en televisión.




Atendiendo a la duración:También podemos clasificar los titulos de crédito en largos o cortos.En general, los titulos de crédito de los programas, series, espacios de patrocinio y telepromoción interna son de duración breve, aproximadamente de 20 segundos. Sin embargo, encontramos otros titulos de mayor duración, llegando incluso al minuto de duración.

4. Aplicaciones


Los títulos de crédito alcanzan objetivos muy diferentes a su original función de agradecimiento o mera labor informativa. Se han convertido en un elemento imprescindible de casi cualquier obra audiovisual, pero su privilegiada ubicación los dota de inmensa responsabilidad. Su valor plástico, narrativo o simbólico ha de estar relacionado de manera estrecha a la obra y funcionar como introducción y publicidad, no solo coherente sino atrayente y descriptiva. Por esta razón la información que se trasmite pasa a un segundo plano, dando protagonismo al como es transmitida (así como al trabajo expresivo del diseñador). Dicha autonomía se la debemos a la industria del cine, que ha impulsado el diseño grafico de títulos de crédito lejos del anonimato.

Tanto el contenido como la estrategia de proyección dependerá si hablamos de los títulos colocados al principio o al final de determinada obra. Los primeros han de funcionar como anzuelo (captar la atención), por lo que se mencionan tan solo un par de actores, el director y alguna otra figura de importancia, mientras que al final solemos conseguir una lista completa del personal involucrado.


La lista de nombres y funciones es el único elemento invariable de los títulos de crédito, cobra importancia entonces de que manera son presentados. Generalmente, sino siempre, es de manera visual (o escrita) y no mediante una voz. Los materiales de partida utilizados son diversos:
  • imágenes fijas o en movimiento
  • fotográficas o de animación
  • abstractas o figurativas
  • locuciones, ruido y/o música

Sin importar su precedencia, ya sea material extraído de la obra en si, provenientes de archivos o creados especialmente para dicho trabajo.
En algunos casos aparece tambien el logo de la productora al comienzo de la proyeccion, que suele mantenerse inalterable e independiente al diseño de los titulos de credito, salvo contadas excepciones (como es el caso de La Pantera Rosa )

Los títulos de crédito podrían considerarse parte integrante del conjunto de la obra, pero también como obra adherida al producto audiovisual principal. En cualquiera de los dos casos suelen seguir alguna de las siguientes aplicaciones:

1. Carácter narrativo: los títulos desarrollan una narración que refleja a modo de espejo la principal. Contribuye a la caracterización de los personajes y situación espacio-temporal de la trama. Utilizada generalmente en nuevas producciones a medida de presentación.

2. Carácter simbólico: el diseñador crea un símbolo que señala un aspecto en concreto de la obra con el fin de enfatizarlo o comentarlo mas allá del texto creado por el director.

3. Carácter expresivo: narración completamente original que se conecta con la principal ya sea simbólicamente, por el lugar de acción, los personajes, algún objeto, el estilo plástico, etc. Estos últimos dos característicos de producciones con trayectoria previa.

  • Titulos de credito de la serie original: Dr. House




5. Titulos de crédito como marco




Como mencionamos en la Introducción, los títulos de crédito sirven para reconocer el agradecimiento a todos los que han colaborado en ella y una información para el aficionado o el crítico, lo que hace que a simple vista sean información pura y dura y nos aleje de ver algunos objetivos que estos espacios audiovisuales persiguen.
Esta función de los títulos de crédito es, probablemente, la más relevante de todas, motivo por el que se ha construido un epígrafe para matizar mejor ciertos aspectos. Para entederla, primero hay que saber dónde se sitúan los títulos de crédito. Están ubicados al comienzo y al final de la obra, y son, por tanto, lo primero que el espectador ve.
Podemos, de algún modo, decir que actúan como una cortina que se abre para dar comienzo a la obra y se cierra para ponerle fin.
En el diseño de los títulos nos encontramos con una sugerente contradicción, no podemos concebir una obra audiovisual sin contar con los títulos de crédito, en cambio, no solemos prestarle atención.
Este aspecto cobra especial importancia cuando el coste es extremadamente elevado, como en el caso de la la televisión, motivo por el que gran parte de las cadenas cortan los títulos finales o los pasan a mayor velocidad de lo habitual.
Por otro lado, la tipografía utilizada en los títulos de crédito en general está muy en conexión con la obra en sí, veamos, por ejemplo, la secuencia de créditos de la conocida serie "Mujeres desesperadas" (Desperate Housewives):
Nos encontramos con unas llamativas imágenes basadas en la recreación de famosas obras pictóricas, pero, en cambio, su tipografía, a menos que estemos pendiente de ella, puede llegar a resultarnos clásica en comparación con las imágenes que la acompañan. Este hecho es un detonante de la temática de la serie si nos paramos a pensar en ello, ya que en la serie hay muchas diferencias entre unas mujeres y otras, cada una tiene un modo de pensar y de actuar muy diferente del resto, y en la secuencia de créditos es posible que las imágenes y el texto busquen adelantar ese contraste.
Desperate Housewives Opening
Otro ejemplo interesante es, por ejemplo, la cabecera de la serie Numb3rs, ya que los números que aparecen en un principio se convierten en letras, ya que las siluetas son parecidas, es el caso, por ejemplo, del nueve, que se convierte en R, del tres, que se convierte en E, o del cinco, que se convierte en S formándose así los nombres de los actores principales.
La serie nos muestra cómo un agente especial, Don Eppes, resuelve casos en colaboración con el FBI con la ayuda de su hermano Charile, un matemático, que aplica las matemáticas para resolver dichos casos, de aquí se explica la utilización de los números en la cabecera de la serie.
Opening Numb3rs
Otra cabecera interesante es la de la serie Bones, emitida por la Sexta, cuyo argumento está basado en los casos que resuelve Temperance Brennan, una antropóloga de éxito dotada de una extraña habilidad para hallar claves secretas en los cuerpos de las víctimas, con la colaboración de Seeley Booth, un agente del FBI convencido de que la clave para descifrar los casos a los que se enfrenta está en los testigos y sospechosos de estar implicados en el caso.
En este caso, el interés de la cabecera no radica tanto en la tipografía utilizada como en la composición de la banda de imagen y de sonido.
La banda de imágenes está compuesta por imágenes superpuestas que, por un lado, presentan a los personajes, y por otro, junto al título de la serie, nos adelantan el motivo del argumento, que, como se explicó anteriormente, trata sobre la investigación de diversos casos de muerte a partir del estudio de los huesos.
Por otro lado, la banda de sonido alterna sonidos más tenues y sonidos más fuertes, lo que consigue generar en el espectador una especie de intriga que rima con la trama de la serie.
Opening Bones
Los créditos finales carecen de interés en mayor medida, y parece ser que esto es algo que los diseñadores ya saben de antemano, pues los títulos de crédito finales suelen ser más austeros y están destinados exclusivamente a la mención de los profesionales que han trabajado en la creación de la obra.
Veamos algunos ejemplos de títulos de crédito finales:
CSI Final credits
Six feet under- End credits
One tree hill- End credits
Aunque en algunos casos, como es el de Friends, se alternan los créditos finales con imágenes de los personajes
Friends- End credits
O como puede ser el caso de series como Joey, cuyos créditos finales se superponen a una imagen fija.
Joey-End credits

6. Títulos de crédito más influyentes en la historia de TV



La televisión se creó a finales del siglo XIX, pero realmente comenzó a nacer a mediados de la década de los años 30, por lo que se cuenta con una gran cantidad de títulos de crédito creados.
A continuación, vamos a mostrar los títulos de crédito que han influido más en la historia de la Televisión:


  • "Perdidos" (Lost): "Lost"Su cabecera es una de las más impactantes que existen en la Televisión, pues es de las más simples y cortas de la historia, por eso llama la atención, ya que, estamos acostumbrados a largos créditos con todos los nombres de los profesionales que han intervenido en la obra. El hecho de que sea tan breve puede ser por ahorrar presupuesto y tiempo, o bien, por no resolver de antemano ningún asunto de la serie.
    En la cabecera nos encontramos con un fondo negro y la palabra 'Lost' escrita en mayúscula y a tamaño grande, que poco a poco, se va perdiendo en el fondo, al
    compás de la sintonía, acentuando, esta última, el misterio.
lost_intro1.jpg

  • Nos podemos topar con ejemplos de cabeceras creadas por personas ajenas a la producción de la serie, utilizando los típicos créditos y secuencias.Cabecera creada por fans
  • "Historias para no dormir": Serie creada por Narciso Ibáñez Serrador .Fue un boom, ya que, casi era desconocido el género de terror en la televisión y cine en España.
La emisión de la serie comenzó en el año 1965 en TVE, y continuó hasta 1970, aunque con interrupciones. Más tarde, en 1982, se emitieron nuevos capítulos, pero no obtuvo el éxito que había tenido anteriormente.
Los títulos de crédito llaman la atención por la forma de la letra, la manera de aparecer y por la banda sonora escogida.Cabecera de " Historias para no dormir"
historias.jpg



  • "Dexter": Su cabecera fue,en 2007, ganadora de un Emmy por tener los mejores títulos de crédito.
dexter.jpg
La tipografía que utiliza es simple y el color de la letra es rojo, haciendo así, una comparación con la sangre.Cabecera de "Dexter". Esta cabecera ha sido elaborada por grandes productoras de EEUU. Gracias a ella, podemos saber más o menos, por dónde va a ir el argumento de la serie, ya que utiliza imágenes y efectos en las letras que hacen referencia a la sangre y a todo lo que tiene que ver con ella. Nos muestra que Dexter es una persona fría y muy interesada por la sangre, pues es un especialista en ella. En esta imagen se ve la fusión que hay entre el nombre de él con la sangre.




  • " El Equipo A": es la serie televisiva que más se ha emitido en España. Llegó a la televisión estadounidense por primera vez en 1983. Cuenta la historia de cuatro ex-combatientes de Vietnam, que fueron acusados injustamente por un delito que nunca cometieron, a partir de ahí, trabajan ayudando a la gente que está en problemas, actuando como mercenarios.The A- Team


ateam.jpgLa tipografía utilizada en esta cabecera es sencilla, seria y clásica. Teniendo casi todas las letras el mismo grosor, exceptuando algunas,que son a las que se les quiere dar mayor importancia, como es en el caso de la letra A mostrada en la imagen.